1. INTRODUCCIÓN A LA DOMESTICACIÓN
  2. ANIMALES DOMESTICOS MAS COMUNES
  3. ALGUNOS ANIMALES DOMESTICOS FUERA DE LO COMÚN
  4. ANIMALES EXOTICOS



INTRODUCCIÓN A LA DOMESTICACIÓN




La domesticación es un proceso largo y complejo que tiene como función crear nuevas especies animales, animales para la domus, es decir, para la casa. Cuando el hombre pretende domesticar una especie, crea nuevas condiciones ambientales a las que los animales tienen que adaptarse. Al alimentarlos van atrofiando los sentidos que en libertad les facilitaban la búsqueda de alimentos, de igual modo que atrofian sus articulaciones, ya que no tienen depredadores naturales. En resumen la pérdida paulatina de sus caracteres agriotípicos es un buen indicador del nivel de domesticación de una especie.

Ejemplo de variación del cráneo en suidos a lo largo de su domesticación. (jabalí, cerdo neolítico, prerromano , medieval y actual) Según ARBOGAST, Rose-Marie MENIAL, Patrice. YVINEC, Jean –Herve (1987): “Une Histoire de L´Elevage. Les animaux et l´archéologie”. París. Ed. Errance

DOMESTICACIÓN Vamos a ver si centramos el significado de esta palabra. Deriva del latín domus, que a su vez es el dominio del dóminus (el señor); pero se nos ha empequeñecido la domus y con ella el concepto de animal doméstico. Hemos olvidado ya que habitar es por encima de todo poseer, y que las primeras construcciones humanas se hicieron no tanto para guarecerse, como para guardar las posesiones, para encerrar. Desde los establos hasta los harenes, la mayor parte de la casa original se construyó para guardar las propiedades, y una pequeña parte para habitar el dueño. Si examinamos una casa dedicada a la agricultura y la ganadería, vemos que casi toda ella está destinada en conjunto a contener los bienes agrícolas y ganaderos, así como los medios de producción de los mismos. Entre los bienes más preciados que en ella se guardan, están los animales de que se alimenta el hombre y los animales de trabajo. Y no olvidemos que desde siempre el más eficaz animal de trabajo, y por tanto el más valioso, ha sido el propio hombre. Pasémonos a la esclavitud si queremos verlo sin sombras y sin matizaciones. Es un fraude metodológico que basándonos en la univocidad del amo y del esclavo, agrupados ambos en la especie hombre, lleguemos a la conclusión de que en la relación de producción y dominio son lo mismo. Se parecen tanto como el toro y el buey.

Todo es cuestión de definir correctamente, de poner las fronteras donde realmente están. Cuando hablamos de animales domésticos nos estamos refiriendo a los que presentan estas características: primera, que el hombre se ha adueñado de ellos; segunda, que los ha sacado del estado salvaje y libre en que estaban; tercera, que los tiene para explotarlos a cada uno según sus posibilidades, y cuarta que su conducta y su forma de vida está supeditada al gran objetivo de su vida que es la producción, el trabajo. Todos estos animales han pasado a formar parte de la domus (por encima de la cual está el dóminus), de ahí que se les llame animales domésticos. Y como que cuando se trata de hablar de nosotros mismos el lenguaje está en la más absoluta indigencia, pues he ahí que hablamos a bulto. Y así de mal nos entendemos. Sólo con que al hablar de hombre distinguiésemos entre hombre-señor y hombre-esclavo, se vería todo de otro color (del color real). El hombre-señor nos quedaría en una parte de la reja, y el hombre-esclavo en la otra, junto con las ovejas y las vacas y las cabras y los conejos y las gallinas, y los cerdos, y los caballos, y los elefantes, y los asnos, y los bueyes, y los perros, y los gatos, y los cocodrilos de granja, y los avestruces de granja, y las ranas toro de granja, y los peces de piscifactoría... junto con las demás especies cultivadas y cautivas, que no pueden hacer lo que les piden sus instintos porque tienen que trabajar y producir para su amo. El hombre-señor es el dueño de la domus, es el domesticador, y el hombre-esclavo el domesticado, junto con los demás animales de consumo y de trabajo. En situación de privilegio, ciertamente, porque antes ocupó el lugar de las vacas y de las ovejas y de las cabras, y ahora solamente los que están en el fondo de la especie, ocupan el lugar del buey y del caballo, y del camello; y aún continúa el progreso humano. La cabaña doméstica está constituida por diferentes especies cuya domesticación se produjo en diversos momentos y zonas geográficas.

1. Perro (Canis familiaris): 14.000-7.000 a.C. en diferentes yacimientos Euroasiáticos y Norteamericanos.
2. Cabra (Capra aegagrus): VIII Milenio a. C. en el Próximo Oriente.
3. Oveja (Ovis ammon): VIII Milenio a. C. en el Próximo Oriente.
4. Vacuno (Bos primigenius): 2ª mitad del VIII Milenio a. C. en el Próximo Oriente.
5. Cerdo (Sus scrofa): VIII Milenio a. C. en diferentes áreas de Asia.
6. Asno (Equus africanus): IV Milenio a. C. en el Próximo Oriente y Norte de África.
7.Caballo (Equus ferus): Inicios de IV Milenio a. C. en diferentes áreas Euroasiáticas.
8. Gato (Felis silvestris): Próximo Oriente. Norte de África durante el II Milenio a. C.
9. Dromedario (Camelus ferus): IV Milenio a. C. en la Península Arábiga.
10. Camello (Camelus ferus): IV MIlenio a. C. en Asia Central.
11. Llama (Lama guanicoe): IV Milenio a. C. en los Andes.
12. Alpaca (Lama guanicoe): IV Milenio a. C. en los Andes. Yacimientos proximorientales donde se documentan especies domésticas.
Según BÖKÖNYI, S. (1976): “Development of early stock rearing in the Near West” Nature 265, 5581, 19-23.